En la piel del Agua – Sur la Peau de l’Eau

 

El lago permaneció un momento sin decir nada. Después,

Lloro por Narciso, pero nunca me di cuenta de que Narciso era guapo.

Lloro por Narciso porque, cada vez que se inclinaba sobre mis bancos, pude ver la parte inferior de los ojos, un reflejo de mi propia belleza.

Oscar Wilde citado por Paolo Coelho en “El alquimista”